Cultura, tradición, diseño y publicidad que te quitan el calor

De toda la vida este ha sido un artículo seductor, relacionado ampliamente con esa cultura cañí que ha dado la vuelta al mundo en nombre de España. Útil, seductor elegante, bonito y atractivo, todos los apelativos positivos que queramos usar, serán siempre apropiados para dar nombre a este artilugio que representa el más profundo sentir de la tierra andaluza y que ha pasado a ser de una prenda de vestir, a un complemento insustituible que en la misma medida sirve para llamar la atención y espantar el calor.

En primavera como en verano, y en tierras tropicales siempre será muy bienvenido un bonito abanico español.

Hechos y pintados a manos, con precios que van desde el más económico, hasta el más oneroso elaborados a manera de obra de arte, el abanico español ha traspasado las barreas del color, diseño y el gusto por lo bonito y sencillo hasta llegar a constituirse en un elemento de orden publicitario, ese que todos quieren y cuya utilidad es innegable a la hora de dar a conocer tu producto; y a continuación te explicamos el porqué.

Como empresario ponte en situación; imagínate que tienes un evento multitudinario y a el sabes que acudirá mucha gente; te planteas aprovechar la oportunidad para dar a conocer ese nuevo producto, pero necesitas para ello un artículo impreso que llame la atención, cuya utilidad sea valorada por quien lo reciba, para que cinco minutos después no pasa rebosar la papelera más cercana, pues por experiencia previa sabes precisamente eso es lo que suele suceder.

Por lo general, la aglomeración de gente produce calor y este mucha inquietud, es entonces cuando entras tú, con tu abanico, regalando frescura apelando igualmente a la tradición nacional y captando la atención del cliente, quien vera por ambas caras de su abanico, el logo de tu tienda, la explicación breve de ese servicio que ofreces, o promocionando ese artículo que tanto te interesa dar a conocer.

Seguramente ahora, quieres saber cómo y de que está hecho, ¿verdad? Pues sigue la lectura. En su versión personalizada los abanicos con propósito comercial, están hechos de cartulina de 350 gramos, la cual a petición del cliente puede glasofonarse (plastificarse) o no; está hecho a color o en blanco y negro, personalizados con aquellos recursos que tú necesitas dar a conocer, incluyendo claro está el nombre de tu negocio, su teléfono, web y dirección física.

A pesar de contar con una naturaleza desechable, de entre los productos ideados para ser implementados como recursos de maketing, este tiene que permanecer mucho más tiempo en manos del público, porque la experiencia nos dice que no dudarán en guardarlo en su bolso o en un cajón de su mesa de trabajo.

Como expertos queremos que tengas la posibilidad de conocer de primera mano las bondades de este artículo, que lo evalúes en todos sus aspectos y que conozcas además que su utilización será rentable, contribuyendo ampliamente en el crecimiento de tu economía.

Liviano, colorido, económico e interesante. Un abanico personalizado, siempre será una alternativa validad para iniciar tu proyecto, dándole (nunca mejor dicho) mucha frescura; y Olé.

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter